La Universidad de Princeton, localizada en Princeton, Nueva Jersey, Estados Unidos es una de las ocho universidades de la Ivy League. Fue fundada como el College of New Jersey en 1746, y estuvo originalmente localizada en Elizabeth. Reconocida como una de las más prestigiosas universidades del mundo, la universidad fue trasladada a Princeton en 1756, manteniendo el nombre original. El nombre fue cambiado oficialmente a Universidad de Princeton ("Princeton University") en 1896. Originalmente fue una institución presbiteriana, actualmente laica. En ella impartieron clases los matemáticos John Nash y George Dantzig (este último inventor del Algoritmo simplex). El famoso físico Albert Einstein enseñaba e investigaba en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, una institución cercana a la Universidad, aunque independiente. Princeton es una de las universidades más ricas del mundo con un presupuesto que supera los 13 mil millones de dólares. Parte de estos recursos son invertidos en el museo de arte [1] que exhibe numerosas pinturas, esculturas y arqueología; sus fondos suman 72.000 piezas. De historia ya centenaria, este museo cuenta con pinturas de Fra Angelico, Hendrick Goltzius, Goya (una de sus raras acuarelas sobre marfil), Monet, Gauguin, Warhol y muchos otros artistas preeminentes. Cuenta también con abundantes grabados y dibujos, arte africano, porcelanas... Princeton es constantemente calificada entre las mejores universidades de EE. UU. y del mundo con siete nominaciones consecutivas al primer puesto por la revista US News & World Report; en 2008 logró el puesto número uno por encima de las prestigiosas Harvard, Yale, Stanford y Chicago . Honoris causa: varios estudiantes destacados llegaron a los honores de Summa cuma laude, máximas alabanzas. Figuran en el cuadro de estudiantes de honor..
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Brunch ...ahh who are you?
Dom Mar 02, 2014 11:54 pm por Scarlett Van Ewen G.

» Ficha de Caroline Meester Bennett
Lun Feb 17, 2014 12:08 pm por Ireland S. Lawrence

» El mismo de siempre
Dom Feb 16, 2014 5:03 pm por Ellender Toretto

» Me abro al cierre //Foro HP// - A. Normal
Dom Feb 09, 2014 10:33 am por Tigers

» Nascita di Venere +18 - Recién abierto {Afiliación élite}
Dom Feb 09, 2014 10:29 am por Tigers

» ∞ Datos y normas de Afiliación
Dom Feb 09, 2014 10:22 am por Tigers

» World Behind My World {Confirmación Normal}
Dom Feb 09, 2014 10:18 am por Ireland S. Lawrence

» Mohnblume || Confirmación
Dom Feb 09, 2014 10:17 am por Ireland S. Lawrence

» The Edge of Lust (Confirmación Elite)
Dom Feb 09, 2014 10:16 am por Ireland S. Lawrence

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Dom Ago 30, 2015 6:34 pm.
Hermanos
E l i t e
13 / 48

The little things might be the greatest ones || Bellatrix M. Black

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The little things might be the greatest ones || Bellatrix M. Black

Mensaje por Charles A. Rousseau el Dom Jul 07, 2013 1:52 pm

Un día como cualquiera en Nueva Jersey. La polución hacía que las nubes se vieran grises y que el ambiente sea denso. Y también que lavarse las manos sea un hábito muy frecuente, quizás hasta demasiado. Así que ese día, al despertarme, fui con todos mis anotadores y lápices a mis clases, y no olvidé el alcohol en gel en caso de que sea necesario. No pasó nada interesante, ni siquiera vi a mis hermanas ni recibí ningún texto de mi madre. Pobre. Seguro estaba sola en Francia. Cómo deseaba yo que algún día encuentre al amor verdadero y pueda olvidarse del anterior, que había terminado demasiado mal. Mis compañeros de esa clase estaban especialmente molestos. Las compañeras de la fraternidad de mi hermana Marie, las de Kappa Phi Nu, se estaban esforzando más que nunca en fastidiar a los nerds de Phi Lamda Alpha. Mi temperamento no estaba tan alto, pero yo estaba estresado, así que de vez en cuando le dediqué algunas miradas de desaprobación a sus miembros. Las clases estaban para estudiar, no para ser inútil. Si ellas no tenían ganas de estar allí, podrían haberse ido tranquilamente. Ese día en especial bufé muchas veces. Quería tener paz, pero era obvio que no podría. No entendía por qué chicas tan tontas podrían estar estudiando matemáticas. Se tendrían que dedicar a quedarse en sus casas, calladas y con un bozal. Por lástima, nadie podía lograr que hagan eso.

En la segunda pausa, que era la más larga del día (duraba una hora y media porque podíamos ir a almorzar en ese tiempo), decidí no comer si no ir a la biblioteca de la escuela. Allí podría tener un poco más de paz y tranquilidad, sin niñas chillonas. Ya creía yo que me habían generado un trauma. Con mi bolso y todo, fui caminando hasta llegar a la puerta, donde sin dudar dos veces entré sin hacer sonido alguno. Comencé a divagar por las estanterías, pensando que leería. Me paseé por la sección de filosofía y divisé a varios filosofos con sus obras más importantes. Entre ellos, Martin Heidegger con "Ser y Tiempo". Por más de que lo había leído ya casi incontables veces, lo tomé de la estantería y lo abrí, comenzando a leerlo otra vez. La filosofía era eterna, y si se leía solo una vez no servía. Había que reflexionar. Por mera estupidez, seguí caminando y de paso leyendo el libro, hasta que de un momento a otro divisé una figura femenina a dos o un centímetro de distancia. No paré a tiempo y choqué con ella, cerrando el libro estrepitosamente y escuchando al mismo tiempo un quejido de la bibliotecaria. No caí pero me tambaleé un poco antes de volver a mi posición normal. Golpeé mi frente con la mano, maldiciendo mi idiotez, y volví a la chica, mordiéndome el labio inferior. - Discúlpame, no debería andar leyendo y caminando al mismo tiempo. - Me disculpé en voz baja, sosteniendo el libro y mirándola directo a los ojos. Estaba avergonzado de mí y no sabía que decir. No reconocí a la chica, aunque podría haber estado en mi año porque me sonaba parecida. Agradecí no haber chocado con ninguna Kappa Phi Nu. Aunque, pensándolo bien... ¿Qué haría una de ellas en la biblioteca? Algo improbable.


Última edición por Charles A. Rousseau el Dom Jul 07, 2013 2:40 pm, editado 1 vez
avatar
Charles A. Rousseau
Sigma Phi Alpha
Sigma Phi Alpha

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 06/07/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The little things might be the greatest ones || Bellatrix M. Black

Mensaje por Bellatrix M. Black el Dom Jul 07, 2013 2:36 pm

El día había empezado de una buena forma, al menos para mi. En el clase de Comportamiento Político  no compartía carpetas con ninguna de las chicas de Kappa Phi Nu y no era por expresarme mal de ellas pero era imposible encontrar alguna de estas joven citas en alguna carrera complicada y tediosa. Jamas me había considerado la reina de los estudios, hasta que me nombraron como líder de  Phi Lambda Alpha grupo al cual decidí pertenecer por la tranquilidad que se tenia para estudiar, todos creían que en la universidad uno estaba para aprender y yo compartía aquel pensamiento algo aburrido para algunos pero cierto para nosotros.

Recibí un mensaje de Trent " Dabria y sus monstruos han estado fastidiando a alguno de tus chicas, vamos lidera aparece y pelea". Resople algo fastidiada, más de una vez le había dicho a Trent que no me iba a confrontar con alguna de esas chicas porque simple y sencillamente no valía la pena, y a los demás les había recomendado que lo mejor era ignorar.

"Para pelear se necesitan dos personas Trent, ahora estoy ocupada. Quizás luego" - redacte rápidamente y envié el mensaje a mi amigo y "sub-lider"de la fraternidad. Sonreí al imaginar su rostro al leer el texto y deje el móvil en silencio para ingresar a la biblioteca.

El lugar no dejaba de quitarme el aliento, la cantidad de libros que albergaba aquel espacio era increíble. Uno e mis sueños, quizás el más tonto, era que al dejar Princeton hubiera leído cada uno de aquellos ejemplares. Sin embargo dudaba lograrlo y es que 5 años me parecían tan pocos. Cerré mis ojos y camine por entre el pasillo de filosofía acariciando con la yema de mis dedos los lomos de los libros que esperaban por un lector. Tenia la costumbre de elegir así lo que leería por mero ocio. Fue entonces que sentí un golpe seco, sin embargo aún con los ojos cerrados sabia que no había sido contra alguna repisa o escalera , como ya me había pasado otras veces, esta vez había chocado con alguien. Sentí como mis gafas caían al suelo y al abrir los ojos vi una silueta frente a mi acompañada por  el murmullo de una voz masculina disculpándose.

- Mis gafas- dije arrodillándome y tanteando levemente hasta que las tome - no te preocupes, le pasa a cualquiera créeme - dije ya con los lentes colocados mientras me ponía de pie - yo estaba con los ojos cerrados, así que discúlpame tu a mi - murmure algo avergonzada mientras miraba los libros. No era una chica que estaba acostumbrada a lidiar con hombres, con las únicas personas del sexo opuesto con las que hablaba regularmente era con mi padre, mi hermano y Trent.
avatar
Bellatrix M. Black
Phi Lambda Alpha
Phi Lambda Alpha

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 05/07/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The little things might be the greatest ones || Bellatrix M. Black

Mensaje por Charles A. Rousseau el Dom Jul 07, 2013 3:01 pm

Otro fallo de mi inteligencia fue que la chica a la cual hablaba se le habían caído las gafas. Yo no lo había notado debido a que seguramente se habían caído justo en el momento del choque. Bajé para entregárselas, aunque ella me ganó así que subí otra vez. Me estaba comenzando a enfadar conmigo mismo por ser despiadado. - Je suis stupid. - Se me escapó, con acento francés incluido, aunque por suerte en un murmuro casi inaudible. Negué con la cabeza cuando se disculpó e hice un gesto con la mano como si fuera intrascendente. - No te preocupes. Caminar y leer es descuidado y ansioso, pero pensar y cerrar los ojos es algo más entendible. - Suspiré y me rasqué la nunca, bajando la mirada. No quería invadir su espacio, pero ya lo había hecho dos veces. Y la pobre chica esa, cuyo nombre no sabía, parecía estar avergonzada, cosa que yo no tendría que permitir porque el que debería estar avergonzado era yo. Cambié el libro de mano en un gesto algo nervioso en medio de un silencio corto aunque incómodo y subí la mirada. Puse el libro en la estantería otra vez, aunque dejándolo en un lugar que no era del que venía. No era momento de presentaciones ni nada por el estilo. - Soy Charles, Charles Rousseau. - Me presenté, sin tratar de evadir el acento francés ya que no tenía sentido, y le tendí la mano.

No sabía por qué seguía ahí sin irme ni nada, ya que tendría que hacerlo. De todos modos no habían pasado más de cinco segundos entre todo eso. Quizás había sido por el choque y porque yo tardaba en recuperar mi cordura después de actos de estupidez, o quizás porque tenía hambre y tampoco podía reaccionar tan rápido. Eché una ojeada alrededor, y no había nadie. El lugar estaba solitario seguramente porque todos estaban almorzando. Mayoritariamente, la segunda pausa era general, para todos los estudiantes. - Disculpa mi entrometimiento, pero... ¿te gustaría almorzar conmigo? Es lo menos que podría hacer. - Pregunté tratando de ser amable, y lo logré por suerte. No me gustaba fastidiar a la gente, y quizás así podría recompensar mi torpeza. No sabía qué hacía esa chica allí, además luego no habría tiempo para comer. - Claro, si te apetece por el momento. La cafetería cerrará hasta la tercera pausa que es dentro de mucho tiempo. - Me encogí de hombros y tamborileé los dedos sobre mi bolso. Un poco de compañía no me vendría mal, y quizás a ella tampoco. No solía pasar tiempo con muchas personas que no sean mis hermanas, pero algo que nunca usaba me dijo que lo haga esta vez, es decir, la intuición.



El P.E.O.R. post que escribí en la historia okno, he escrito peores xD Lo siento u.u
avatar
Charles A. Rousseau
Sigma Phi Alpha
Sigma Phi Alpha

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 06/07/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The little things might be the greatest ones || Bellatrix M. Black

Mensaje por Bellatrix M. Black el Dom Jul 07, 2013 8:22 pm

El joven que tenia frente a mi le quito importancia a mi torpeza lo cual agradecí, por lo general cuando tenia este tipo de incidentes terminaba siendo la burla de alguien y escuchaba sus comentarios nada amables. Sonreí de lado cuando dijo que lo que yo hacia era más "lógico" que lo de leer andando - "no pensaba exactamente" le respondí mentalmente y gire mi vista para verlo. Él se encontraba mirando hacia el piso y entonces aproveche el momento para examinarle . Mire lo poco que podía captar de su rostro, parecía ser un buen chico. Sus ropas denotaban elegancia, claramente no era uno de los becados a los que la universidad les daba la oportunidad de estudiar, eso podía notarlo con facilidad, por lo cual me sorprendí más aún pues los chicos de elite solían ser groseros y aunque francamente yo no me llevaba la peor parte por ser una Black los de la fraternidad solían sufrir de burlas e insultos de chicos como él, al menos físicamente hablando. En eso subió nuevamente la vista y fui yo quien ahora lo evadí mirando el piso alfombrado el cual era de esa manera para que ni siquiera el caminar de la gente interrumpiera a algún lector. Vi de soslayo que deposito el libro que tenia en manos en la repisa que le quedaba cerca para luego presentarse, pude notar con facilidad el acento francés en sus nombre.

- Bellatrix M.... Black - dije evadiendo el apellido de mi padre y es que cada vez que alguien escuchaba mi apellido paterno iniciaba un tedioso interrogatorio sobre como se encontraba él desaparecido y famoso pianista Matias, lo peor a todo esto es que preguntaban el porque de su ausencia en el mundo musical, yo sabia la respuesta. Nosotros... sus hijos, el había dejado todo lo que amaba por nosotros y darrnos lo mejor trabajando en la multinacional de su padre, mi abuelo, y tomando como herencia esa gran empresa. Pensar que mi padre ahora solo se contentaba con tocar el piano frente a sus hijas era algo triste.

Me di cuenta entonces que debido aquel pensamiento no había dicho nada para seguir la platica que Charles amablemente había iniciado. Acomode mis gafas que se estaban resbalando de mi rostro mientras pensaba que seria apropiado decir en esta situación. Sin embargo lo que a continuación dijo me tomo por sorpresa.

"Disculpa mi entrometimiento, pero... ¿te gustaría almorzar conmigo? Es lo menos que podría hacer." - Abrí los ojos como reacción. Esto era ya demasiado extraño, que alguien se disculpara conmigo era por demás extraño y más extraño aun que alguien quisiera reparar el daño. Sonreí sin darme cuenta y asentí cuando él penso que quizá eso me fastidiara - en lo absoluto, es muy amable de tu parte - mire mi reloj de pulsera- no me había percatado que era hora del almuerzo, me encantaría gracias - dije manera torpe pasando una mano por mis cabellos, algo que hacia cuando estaba nerviosa. Me sentía como pez  fuera del agua, totalmente perdida y sin saber como actuar. Decidí simplemente actuar como alguien normal y aceptar la invitación.
avatar
Bellatrix M. Black
Phi Lambda Alpha
Phi Lambda Alpha

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 05/07/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The little things might be the greatest ones || Bellatrix M. Black

Mensaje por Charles A. Rousseau el Lun Jul 08, 2013 4:46 pm

Escuché su nombre, que me pareció conocido y tardé un poco en recordar a qué me sonaba. - Oh, como la mortífaga de Harry Potter. Belatrix Black Lestrange. - Sonreí, recordándolo al fin. Volví a mi acento británico, porque quizás el francés podía ser confuso a veces. - Lindo nombre, excelente personaje. - Admití. En su época, me había gustado mucho esa saga. Había leído todos sus libros, y mi personaje favorito siempre fue Remus Lupin, me parecía un pobre hombre, incomprendido pero sabio y sobre todo bueno. Eran cualidades que no se encontraban en cualquier persona. ¿Un hombre lobo caballeroso? Eso era anormal. Quizás demasiado original y cautivante. Cambiando de tema, Bellatrix parecía tímida, o quizás directamente lo era. Yo no solía ser muy social, no solía siquiera mantener conversaciones muy largas con personas que no conocía. Solo cuando creía que valían la pena, y la chica con la cual me encontraba parecía valerlo. Además no permitiría que mi torpeza no sea de algún modo arreglada. Este era el único método que se me ocurría. Reparé, un poco antes, que había mencionado una "M" en la mitad de sus nombres, aunque la había dejado a medio camino. Fue algo extraño, pero no pregunté ya que no era parte de mis asuntos. A decir verdad, tampoco era parte de mis asuntos chocarme con ella pero aún así lo había hecho. Debía poner más atención a las cosas y ser menos entrometido.

Cuando le ofrecí comer conmigo, pareció sorprenderse enormemente. No comprendí mucho por qué, quizás porque era extraño tratar de enmendar un daño o que alguien trate de enmendar un daño para ella. De todos modos yo seguía con una pequeña sonrisa, casi invisible, en el rostro, esperando su respuesta. Si iba a ser negativa o positiva, no lo sabía. A pesar de todo, era por ella, así que si me hubiera dicho que no, no creo que me enfadaría. Aunque, al parecer, estuvo de acuerdo con mi idea y sonrió, asintiendo y corroborándola. -Estupendo, entonces vamos. - Sonreí un poco más e hice un gesto en la mano para que valla a mi lado, notando su nerviosismo en una parte y tratando de eliminarlo por otra. Comencé a caminar, esperando que ella me siga. - "La lectura de un buen libro es un diálogo incesante en que el libro habla y el alma contesta.". - Dije, citando a un novelista francés del mil novecientos. - Es decir, cualquiera se puede perder fácilmente, tanto en tiempo como en lugar, cuando está leyendo, o inclusive pensando en libros. - Me encogí de hombros levemente mientras salíamos de la librería. Palmeé mi bolsillo para comprobar que tenga mi billetera allí, y por suerte no se había movido de lugar, así que seguí caminando. La cafetería no estaba muy lejos. Guardé mis manos en los bolsillos y continué. - Disculpa, ¿no te molesta que hable con mi acento natal? El inglés me es bastante cansador. - Le pregunté, admitiendo que me costaba bastante el idioma, o más bien su pronunciación. Esperé que no sea un fastidio para ella escuchar a un chico hablar mal un idioma respectivamente fácil.
avatar
Charles A. Rousseau
Sigma Phi Alpha
Sigma Phi Alpha

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 06/07/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The little things might be the greatest ones || Bellatrix M. Black

Mensaje por Bellatrix M. Black el Dom Jul 14, 2013 6:29 pm

No pude evitar sonrojarme cuando halago mi nombre. Para ser sincera a mi también siempre me había gustado... era un nombre fuerte, de carácter y tal y como decían mis hermanas me describía perfectamente. Al menos en el pasado. Ahora quizá me quedaba bastante grande para lo que yo era ahora pero seguía siendo de mi total agrado.

Con un suave movimiento de mano me indico colocarme a su lado para acompañarlo en la caminata, así lo hice algo nerviosa sin embargo me dio total la confianza para relajarme - "Bellatrix, los hombres no muerden, tranquila" - me decía a mi misma mientras me mantenía en silencio durante la caminata. Por un momento envidie la facilidad de mi hermana Astoria para tratar con gente, esa frescura innata de ella. Yo por el contrario era bastante atolondrada y nerviosa y cada vez que conocía a alguien o hablaba con algún extraño terminaba tartamudeando o inclusive hasta tropezando con mis propios pies, era frustrante. Escuche entonces la voz de Charlie darle vida a la tan famosa frase de André Maurois. Gire mi vista para verle y sonreí -  Es cierto, de alguna manera llegas a vivir tan apasionadamente una historia que tu vida cotidiana te parece aburrida y sin sentido - era la primera vez que expresaba verbalmente ese pensamiento. Por lo general las cosas en las que yo creía se quedaban en mi mente sin embargo no pude evitar la tentación de dar mi punto de vista en este tema que me apasionaba. Me sonrojo al ver su expresión y baje la cabeza - Lo siento, creo que fue algo ferviente mi opinión - murmure nuevamente con aquel tono nervioso que tan acostumbrada estaba a utilizar.

Hubo un silencio algo incomodo cundo en eso él me pregunto sobre su acento, lo había notado desde el primer momento aunque lo controlaba bastante bien, aunque no entendía porque... no era que fuera intendible, al menos no para mi - Non, bien sûr que non. Ne me dérange pas du tout - dije aun con las mejillas acaloradas. No quería darme de sabelotodo pero pensé que quizá el ingles, tal y como había mencionado él mismo era algo pesado y soso para hablar.
avatar
Bellatrix M. Black
Phi Lambda Alpha
Phi Lambda Alpha

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 05/07/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The little things might be the greatest ones || Bellatrix M. Black

Mensaje por Charles A. Rousseau el Mar Jul 30, 2013 1:57 pm

Se sonrojó, y yo fui capaz de verlo debido a que su piel era blanquísima, casi como la de mis hermanas. Yo seguí sonriendo, quitándole importancia al hecho para que no se sienta mal, avergonzada, o lo que sea que le haya pasado por la cabeza. Se colocó a mi lado y otra vez retomamos con la charla, yo, dándole un último vistazo al libro que había dejado en el estante para recordar volver por él luego. No sabía si lo haría a decir verdad, pero no importaba demasiado ya que tenía otros en casa. Qué cantidad de libros. Mi mente empezó a divagar entre todos los filósofos que conocía luego de citar la frase de André Maurois. No solía distraerme en absoluto, pero tenía períodos de "debilidad". Dejé de pensar cuando la voz de la chica llegó a mis oídos. Volví a mirarla y dibujé en mi rostro la sonrisa que había desaparecido hace unos segundos. - No podría haberlo dicho mejor. Tienes mucha razón. - Me pasaba constantemente. - De más pequeño solía enfrascarme en libros y cuando terminaban, no poder leer por unas cuantas semanas por las emociones que eran tan fuertes para mí. - Le conté, mirando para el frente y de vez en cuando a ella de reojo.

No pude evitar detenerme un momento cuando comentó que su opinión había sido ferviente. La miré frunciendo el entrecejo, porque estaba confundido, aunque aún así sonriendo. - El entusiasmo es lo mejor que hay en esta vida si se sabe usar bien, Bellatrix, no te disculpes. - Mientras decía, relajé mi entrecejo y luego, para continuar caminando y para que no se preocupe, le di unas palmaditas en el hombro. - Además que lo que dijiste está muy bien. - Sonreí mirándola y caminando al mismo tiempo.

Al fin, al preguntar si podía hablar con acento francés, hubo un silencio. Me avergoncé debido a que, sí, seguramente ella creería que no podía hablar un idioma tan fácil. Aún así, mi determinación y orgullo me impedía demostrarlo, y no me sonrojé ni nada, simplemente esperé su respuesta. Y me sorprendió tanto que mis ojos destellaron por un segundo. - Quién lo diría. - Dije y reí mínimamente. Una parte de mi se enorgulleció de que alguien sepa hablar francés tan bien. - Bueno, pero entonces ahora te tendré que hacer justicia. - Sonreí, no podía ser que ella hable francés y yo no pueda hablar inglés. - Haré mi mejor esfuerzo. - Le guiñé un ojo en forma de broma, y continué hablando inglés ya que, como había pensado antes, no podía ser.

Llegamos a la puerta de la cafetería, que estaba desierta por completo. Seguro todos habían terminado de comer. Era suerte para mi, ya que odiaba cuando estaba repleta y no se podía hablar en paz sin ser interrumpido por algún grito de algún estudiante idiota. Abrí la puerta, dejándola pasar primero para entrar luego yo, y me dirigí hacia la mini "despensa" de sándwiches. Ni siquiera sé por qué fui allí, ya que no era que me gustasen demasiado. Tomé uno de esos extraños, los vegetarianos, y de la despensa de al lado, la de bebidas, un agua sin gas. Lo fui a pagar y volví con Bellatrix. - ¿Qué quieres tu? Yo invito - Le pregunté amablemente como correspondía, guardando mi comida en mi bolso mientras sacaba un cigarrillo de el mismo lugar y me ponía a fumar. Procuré no tirarle el humo a la cara (?) mientras ella respondía.

OFF: Ay pero que feito q.q
avatar
Charles A. Rousseau
Sigma Phi Alpha
Sigma Phi Alpha

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 06/07/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The little things might be the greatest ones || Bellatrix M. Black

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.